Buscar en este blog

Alcachofas rellenas de paté con reducción de Pedro Ximénez

Hoy les toca el turno a las alcachofas, en plena temporada y una de las flores comestibles más conocida por todo el mundo.

Tiene muchas propiedades beneficiosas para nuestra salud, como ayudar a la función hepática, facilita la digestión, es una gran fuente de fibra y suele estar presente en cualquier dieta.

La receta de hoy está inspirada en una que encontré en la web del Ayuntamiento de Benicarló, dónde cultivan excepcionales alcachofas e incluso tiene una Fiesta dedicada a ellas.

Nosotras las hemos acompañado con esta cerveza tan especial:

Dawat Pedro Ximénez

Alcachofas rellenas de paté con reducción de Pedro Ximénez



Ingredientes:

2 ó 3 alcachofas por persona
200 gramos de paté
200 ml de vino Pedro Ximénez
Sal
Agua

Elaboración:

Limpiamos bien las alcachofas, cortando el tallo y aproximadamente 1 centímetro de las puntas. Quitamos todas las hojas duras exteriores hasta quedarnos con el corazón, dónde las hojas ya son de un color más claro. Según las vamos limpiando las metemos en un bol con agua fría y el zumo de un limón para evitar que se oxiden y se pongan oscuras.

En la cubeta ponemos dos vasos medidores de agua y a continuación las alcachofas dentro de un cestillo de silicona o acero inoxidable.

Cerramos tapa y válvula y programamos 10 minutos menú cocina presión alta (modelo D), menú presión vapor (modelo E), menú vapor (modelo F).

Terminado el tiempo despresurizamos y sacamos las alcachofas. Con una cucharilla apretamos hacia abajo el corazón de las alcachofas para hacer un hueco. Colocamos una pequeña porción de paté dentro de cada una y reservamos.

Ponemos el Pedro Ximénez en la cubeta y programamos menú horno en todos los modelos, sin tapa. Cuando el vino empiece a hervir dejamos reducir un par de minutos e incorporamos el paté restante troceado. Con una lengua de silicona removemos sin parar hasta que veamos que se ha integrado con el Pedro Ximénez. En este momento metemos las alcachofas en la cubeta, cancelamos menú, cerramos tapa y válvula y programamos menú cocina (modelo D) menú guiso 130º (modelos E y F) 3 minutos.

Despresurizamos e inmediatamente emplatamos y servimos las alcachofas con la salsa por encima.


Espárragos blancos con salsa holandesa - Olla GM y Cecomix

Me encanta cocinar con productos de temporada, y teniendo en casa a un navarrico nos pasamos el año mirando las fechas en que las verduras y hortalizas están en pleno apogeo.

Cuando llega la época de los espárragos y alcachofas ya es tradición hacer nuestro pedido a los chicos de Freshnavarra. Verdura de primera calidad, recién cogida de la huerta, ecológica y puesta en casa en 48 horas! Para los que no tenemos la posibilidad de comprar directamente en origen es una opción muy recomendable.

Hoy os traigo esta receta muy sencilla de espárragos blancos. Os cuento cómo los cuezo yo usando mi olla programable, y la salsa holandesa que tanto mimo requiere en la cocina tradicional elaborada en sólo 8 minutos con mi robot y sencillamente perfecta.

Y para acompañar, os animo a que probéis este vino blanco de León, con una excelente relación calidad-precio:

Vino Godello Blanco Secretos de Sabor

Espárragos blancos con salsa holandesa



Ingredientes:

1 manojo de espárragos blancos frescos
Azúcar blanco (1/2 cucharadita)
Sal
Agua

Para la salsa (receta adaptada de la original de Teresa Barrenechea):

4 yemas de huevo
50 gramos de agua
150 gramos de mantequilla
1/2 cucharadita de sal
Pimienta
El zumo de 1/2 limón

Elaboración:

La forma de limpiar y cocer los espárragos os la conté hace unos días en este post, echadle un ojo

Pastelitos de espárragos y jamón de york caramelizados

Para preparar la salsa, seguimos los siguientes pasos en nuestro robot de cocina. Yo ya sabéis que uso Cecomix, pero os resultará sencillo adaptar la receta al que tengáis en casa:

Ponemos los ingredientes en el vaso siguiendo el orden en el que están detallados,

Programamos 80º, V4 6 minutos. Cuando el tiempo termine tendremos una cremosa y estupenda salsa holandesa, que serviremos templada sobre nuestros espárragos, preferiblemente también templados.